un colgante de cuarzo rutilado muy especial

desde la piedra suelta hacia un colgante de collar – un cuarzo rutilo muy especial engastado en plata

Este gran cuarzo rutilo es una verdadera joya, es un cuarzo muy transparente con las agujas en diferentes colores (entre negro y cobre). El gran tamaño de la piedra llama la atención – yo tenia claro que esta piedra natural solo podía convertirse en un colgante. Me gusta trabajar con cuarzo rutilo, son piedras muy expresivas, con hermosos patrones y cada ejemplar es único e inconfundible. Los cuarzos rutilados son cristales roca o cuarzo fumé con inclusiones de óxido en forma de aguja. El color de la aguja depende de la composición química del óxido.

Explicando el proceso: Debido a su tamaño de 6 cm este cuarzo rutilo es idóneo para convertirse en un colgante para collares. Para que la piedra pueda brillar en todo su esplendor, opté por una versión muy minimalista de un colgante: un montaje simple y liso, sin adornos ni otros motivos que puedan distraer.

El engarce de plata está hecho a medida y se creó utilizando la técnica de fundición “cera perdida”: para esta técnica se realiza un prototipo de un material termosensible (habitualmente cera) y este se convierte en “plata” durante el proceso de fundición (casi suena a brujería, pero es un proceso muy técnico).
Ventajas de este proceso: se forma una pieza sólida sin juntas ni puntos de soldadura. En este caso muy practico, al mismo tiempo se fundió la argolla del colgante y está firmemente unido al engarce (las argollas son siempre un punto débil en los colgantes de cadena).

El largo cuarzo rutilo (forma: navette con corte de cabujón) fue cuidadosamente fijado en el engarce. Para ello, los bordes sobresalientes se doblaron con una ligera presión sobre la piedra.

Finalmente opté por oxidar la plata hacia un color negro. De esta forma resaltan mejor las agujas de rutilo y la plata negra acompaña a la piedra en lugar de competir con ella.

Como resultado, tenemos un hermoso colgante con un cuarzo rutilo único. La piedra es la absoluta protagonista de la joya. La piedra es la absoluta protagonista de la joya. Trabajar con esta piedra exclusiva me ha gustado mucho, y por supuesto, el producto final aún más.